lunes, marzo 26, 2012

Tecnorevolución, un nuevo enfoque

Buen día.
A través de mi blog he tratado de explicar varios temas que conciernen a lo que yo considero que será nuestro futuro. He hablado sobre robots, medicamentos que afectan la capacidad de procesar información, sensores inalámbricos, redes entre carros, realidad aumentada y muchos otros temas que se pueden encontrar en el índice de mi blog. Pero ¿Para qué sirve todo esto?

Uno de los escritores que más ha influenciado mi pensar es Alvin Toffler, con su libro "La tercera ola". En su obra, Toffler nos explica cómo la sociedad se divide en épocas que dependen de descubrimientos científicos y cambios tecnológicos que alteran profundamente la manera en que vivimos Estos cambios son como olas, que se superponen en el tiempo y se suman o se suprimen, pero que independientemente de su naturaleza, generan cambios. Los cambios más importantes fueron los siguientes:
  1. El primer cambio fue el que generó el descubrimiento de la agricultura, que convirtió a los seres humanos de comunidades nómadas, a comunidades sedentarias. Este primer cambio tuvo repercusiones tan profundas que incluso hoy las sentimos: el inicio de los pueblos, la arquitectura, el pastoreo, el comercio, y la producción intelectual. 
  2. El segundo cambio fue realizado por la máquina de vapor de James Watts, o más bien, por la revolución industrial. Esta maquinaria cambió completamente la forma de producción de objetos para las ciudades, creó la actual urbe, y dio inicio a la actual carrera de tecnificación de las sociedades.
  3. El tercer cambio nació con la era digital. Aún ahora no podemos decir cuales son sus efectos decisivos, pero nos es evidente que han creado cambios profundos en la forma en que los seres humanos trabajan, se comunican, aprenden y viven. Y el solo hecho de crear un cambio en la comunicación entre comunidades, crea un vasto intercambio de información, que ha desembocado en, incluso, el impulso del postmodernismo.

Una verdad así, tan evidente como esta, fue la que me marcó profundamente. Soy ingeniero electrónico, y siempre me he sentido maravillado de la forma como la electrónica se parece a los sistemas vivos. No creo que sea casualidad que el control moderno, usado en las fábricas para controlar procesos productivos, tenga similitudes con los ecosistemas y que la forma en que la cibernética los estudia sea similar con ambos temas. No creo tampoco que los robots, que son sistemas controlados, se parezcan por casualidad a organismos vivos (en su función algunos, y otros en su forma) y que hayan nacido del mito del hombre que trata de crear un ser a imagen y semejanza (para conocer la historia, los invito a leer el mito de Galatea y Pigmalion). Tampoco creo que sea casualidad que la inteligencia artificial haya avanzado gracias a la evolución de las redes neuronales, la lógica difusa y los algoritmos genéticos (sin quitar mérito a la rama de la inteligencia artificial que toma la lógica como elemento fundamental para el desarrollo de la inteligencia y no la biomímesis de procesos). No creo que el grafeno sea una coincidencia, y que sea una casualidad que su base, el carbono, sea el elemento principal de la química orgánica. No creo que el hecho de que  la nanotecnología se parezca a la construcción de células o de microorganismos sea una casualidad o una coincidencia. No creo que la relación entre la vida y la tecnología que se ve a través de los avances actuales sea una simple coincidencia.



¿Qué es lo que propongo? Que la tecnología no solo afectará profundamente la manera en que vivimos, pienso que irá más allá, que es una exteriorización de nosotros mismos, que es una ampliación de nuestros límites. La tecnología nos potencia como seres humanos, nos permite avanzar más rápido en la evolución misma. No es una "cosa" que hacemos para vender, es el ser humano extendiendo su humanidad a través de la construcción de dispositivos con los que se comunica y controla. Una revolución es un cambio profundo y radical de lo que era y lo que es. La tecnorevolución es precisamente la forma en que la tecnología revoluciona la humanidad misma, el ser humano tal como lo conocemos, amplía sus límites y lo convierte en algo más.

¿Bueno o malo? No lo se, pero lo que si se es que el camino en que el hombre sea uno con la tecnología no está lejos, y que no es un movimiento comercial, ni filosófico, ni cultural, sino que es una consecuencia de la evolución, algo que tarde o temprano sucederá. La tecnorevolución es, según mi definición, el proceso como el ser humano deja su humanidad para, con la técnica, convertirse en algo más, en que llega a lo que en la ciencia ficción llamamos "singularidad" o a lo que los acontecimientos históricos lo conviertan.

Y es por esto que de ahora en adelante escribiré no para ilustrar, sino para aportar a la tecnorevolución. A través de mis ensayos y escritos, crearé conocimiento, definiciones y conceptos que permitan abordar la tecnorevolución de la mejor manera. Hay que prepararse para el futuro, y sea cual sea, lo construiremos.

PD: Para crear un cambio, hay que ser un hombre enamorado de una causa. Y yo estoy enamorado :D

Enlaces relacionados:
La singularidad tecnológica, ¿Qué es?

No hay comentarios.: