jueves, febrero 02, 2012

Reconocimiento por el cuerpo: biometría.

Buen día.

El tema de hoy será uno que es encuentra en boga de muchas aplicaciones digitales y que prevee ser el futuro de la seguridad informática: la biometría.

Todas las personas somos únicas corporalmente hablando. Nuestras medidas corporales, si bien pueden coincidir parcialmente con algunas medidas de otras personas, nunca son iguales. Nuestros rasgos faciales, nuestro rostro, incluso nuestra forma de caminar es un rasgo personal, propio, de cada individuo. Nuestra información también es personal, propia, de cada individuo, al igual que nuestros rasgos... claro, la conexión es directa: nuestros rasgos, que son únicos, se pueden usar para acceder a nuestra información, que es única.

Y con esta conexión directa, surge lo que conocemos como biometría. La biometría se encarga de crear métodos para reconocer seres humanos a través de sus rasgos físicos.

Los métodos biométricos dependen de muchos elementos (tipo de algoritmo o sistema usado, complejidad del algoritmo, potencia del hardware usado para procesar la info, etc), pero uno de los más importantes es el rasgo a identificar. Veamos algunos de ellos:

- Huellas digitales: todos sabemos que tenemos unas extrañas y particulares marcas en nuestros dedos y palmas de las manos, que serpentean sobre nuestra piel en forma de surcos y salientes, que no se tiene idea para qué sirven, pero que ahí están. Aprovechando lo único de estos surcos, se han creado aplicaciones que son capaz de identificar una huella a través de valores en el número de surcos, distancia entre los mismos, grosor, curvas, etc.



- Iris: es equivalente a la huella digital, solo que en el rostro. Desde el color, pasando por la distribución de los pigmentos de manera radial, hasta imperfecciones en diferentes sectores del ojo, son elementos usados para generar pistas biométricas que permitan identificar a una persona. Se usa un escaner óptico para este tipo de reconocimientos.



- Rostro: el rostro tiene mucha información que puede ser digitalizada. La distancia entre los ojos, de los ojos a la naríz, el ángulo de la linea entre el ojo y la nariz, la distancia entre la nariz y la rendija de la boca, el grosor de los labios, la proporción entre todos estos tamaños juntos...y muchos otros elementos que tienen que ver con movilidad facial, son captados por una cámara, procesados a través de un algoritmo de visión artificial, y usados en cosas como el inicio de sesión de los computadores Lenovo con su programa "veriface"



- Caminado: Esa frase de "la negra tiene tumbao" no es una charla o similares. Con un sensor de gravedad en el plano X, Y y Z, se puede percatar que las personas, todas, tienen un "andar" completamente particular a ellos mismos. Usando esta información, un celular puede detectar si ha sido robado por otra persona, o acceder a perfiles de los que lo usan, o entrar en modos diferentes (modo "ebrio" se te bloquea el teclado para que no llames a exnovi@s XD. Aunque por ejemplo puede detectar que alguien está herido o drogado y alertar a la policía).

- Voz: el reconocimiento de voz se basa en las propiedades del sonido. Tono, timbre, armónicos y flexiones de voz, junto con muletillas, usos comunes de algunas palabras o ciertos acentos en las palabras, son elementos que los algoritmos de reconocimiento de voz usan para detectar identidades particulares.



Es muy probable que existan otros métodos de reconocimiento, como el mapa térmico del cuerpo, pero no están tan difundidos comercialmente como para ahondar en ellos. El punto de estos métodos es que, al paso que vamos, la tecnología será tan ubicua e invisible que el usuario no se percatará muchas veces de su presencia, pero ella si lo hará del usuario. Y a partir del diseño de interfaces, se esperará que el mundo reaccione a las personas de una manera particular, dependiendo precisamente de cada persona. Marketing personalizado a partir de gustos recopilados en buscadores, promociones en tiendas a partir de la detección de rostros o de proporciones de extremidades, adaptación de los artículos del hogar a partir de datos aprendidos por el uso con el usuario, son usos que se pueden pronosticar y que no son tan obvios como el acceso por reconocimiento facial, de rostro o de iris. Mi humilde opinión es que lo que necesitamos en este momento no es tanto métodos biométricos nuevos, sino creatividad para sacarles provecho en pro del bienestar humano en general.... Es hora de aplicar ^_^.

1 comentario:

Renato dijo...

Con cualquier lector biométrico o lector de huella digital, siempre se tiene un porcentaje de rechazo o falsa aceptación, el cual es un porcentaje muy bajo, sin embargo en una población común siempre hay personas con problemas en sus huellas dactilares, se trata de personas con problemas de dermatitis, o que simplemente no tienen muy bien definidos los surcos que hacen una huellas digital única ¿Cómo hacer en esos casos?